sábado, 3 de marzo de 2012

¿Quieres salir conmigo?

Cierro los ojos y me veo cómo un chico normal embelesado por la belleza de la chica más guapa del instituto. Me voy acercando, la cortejo durante tiempo y al final, después de varios intentos fallidos, me acerco y le pregunto...¿Quieres salir conmigo?

Así me siento antes de la disputa del Campeonato de España de Campo a Través. Lo mío con esta competición es una historia de amor; un amor no correspondido ya que por una cosa o por otra, siempre hay una tercera variable, una tercera persona (cómo en toda historia de amor) que se entromete. Históricamente, siempre se me adelantaba la misma persona: Tete de la Ossa.

Sinceramente, en todos sus campeonatos nunca tuve mis opciones exceptuando el último. Allí, en Cáceres (2007), se vivió una carrera trepidante. Tete quemó sus naves y no funcionaron del todo y aprovechando los latigazos de un Ayad que no optaba al título, consiguió descolgarme. Esa ha sido la única vez que he visto a la chica más guapa del instituto pensarse muy en serio mi oferta.

Pero...no fue así y después de cuatro subcampeonatos, me vi relegado un escalón más abajo en la edición del 2008.
En el 2009, quizás en el mejor momento de forma invernal de mi vida, conseguí un nuevo subcampeonato cediendo únicamente con Alemayehu Bezabeh.

Luego han venido quintos puestos. El primero de ellos, en A Coruña, fue la peor carrera que he hecho en mi vida en los Campeonatos de España. Llegaba como nunca: al 100% pero reventado. Quedé quinto y, a las pocas semanas, confirmé que aquéllo fue un mal día, veintiseisavo en el Mundial de Cross.
En la última edición disputada me sorprendí a mí mismo quedando en quinto lugar. Apenas había entrenado por una fractura en el sacro. Me supo a gloria.

Y este año... Hace 15 días tenía la seguridad de aquél chaval al que le han dicho que la chica guapa le dirá que sí. Pero en los últimos días, parece que todo se tuerce: tienes las cosas claras, sabes lo que vas a hacer pero un catarro duro te hace dudar de acudir a la cita a pecho descubierto. Te hace ser mas precavido y temeroso. ¿A que me vuelve a decir que no...? ¡¡¡¡Que va... Si estoy bien!!!!
Luego aparece un dolor en el talón.. ¿Qué será? No lo sé. Esperemos que no sea nada...

Y así pasan los días y se acerca ese momento en el que tendré que acercarme nuevamente y decirle al oído...

Carles Castillejo.

5 comentarios:

Juan M. Sierra dijo...

El que la sigue la consigue Carles, es lo que suele decirse, así que ya sabes...

La chica está deseando decir que sí, pero necesita un empujoncito de nada para dar el paso; a por ella!!

Salud compañero

Juan

Abraham Pastor dijo...

Muy bueno Carles,esta vez no se te escapa asi que adelante.

Anónimo dijo...

Dicen que en este mundo la proporción de mujeres respecto a la de hombres es dos mujeres por hombre,así que tu tranquilo que si esta chica no sale, seguro que hay otras muchas que están deseando que las levantes en brazos. Además te lo dice uno que de las dos chicas que le corresponden no ha pillado ninguna y eso es porque hay por ahí suelto más de un polígamo, por cierto, viendo tu palmarés ¿tu no serás uno de esos polígamos, no?. Mucho ánimo y cuidate y no olvides que por muy grande que pueda ser el amor hacia la chica por encima de ese amor está el amor propio, es decir, cuida tu salud como si el trofeo más valioso.

Paco Moliner dijo...

Cayóooooo!. Enhorabuena Carles. Un gran estado de forma pero una gran carrera, luchando contra el barro, la lluvía, el viento... Felicidades.

Sebas Guim dijo...

Gran carrera, mandando de principio a fin. Los rivales supieron siempre que no tenían nada que hacer.
Felicidades!!!