martes, 3 de julio de 2012

Crónica de Helsinki 2012

La semana pasada viajé a tierras finlandesas a competir en el Campeonato de Europa en la prueba de 10000 a pesar de estar enfrascado en la preparación de la Maratón olímpica.

La delegación española que competía a partir del viernes viajaba el miércoles con destino Helsinki. A las diez horas de haber salido de casa, llegamos al hotel donde estaba situado el cuartel general de la Selección Española.

Yo compartía habitación con Don Manuel Penas, gran amigo y mejor persona, que estaba compitiendo casi en ese instante en la prueba de 5000 m.l
Una vez deshecha la maleta y visto el 5000 me dispuse a hacer mi primer entreno en tierras finlandesas: 40'-50' suaves investigando un poco los alrededores. Las sensaciones eran extrañas, a ratos bien y a ratos mal, debido al largo viaje.


Por la noche, ya con mi compi, nos pusimos al día de todas nuestras cosas. Que compartamos habitación ya es un clásico. Nuestra 'primera cita' fue en el año 2003 y siempre que hemos coincidido en competición internacional hemos compartido habitación (exceptuando Berlín 2009). Así que qué mejor que él para pasar varios días allí.

El jueves amanecía temprano ya que a Lolo le tocó antidoping. Eran las 7 de la mañana y ya hacia 3-4h que el sol lucía en el cielo.
Después de desayunar me fuí a rodar. 30' en progresión por un parque cercano al hotel. Las sensaciones malas. 

Dolor del talón derecho, tendón izquierdo...vamos lo de siempre.  Al ver que estaba tan dolorido, la estrategia estaba clara: Había que recurrir a los fisios. Las manos de Manolo obraron el milagro y el dolor bajó bastante.
Como no había hecho ningún progresivo, por la tarde volví a rodar 20' ya en compañia de Lolo, PentiAlvés, Jesús...Nunca suelo doblar sesión a dos días de una competición importante pero esta vez lo sentía así.
Pero antes de ese entrenamiento me desplacé al estadio a ver correr a Lídia (atleta que entreno) en el 5000. La cosa no se le dió del todo bien y sufrió de lo lindo para acabar la 18ª.

Y ya llegaba el viernes. Las actuaciones de los españoles se sucedían e iban habiendo buenas y malas noticias. Esto es lo normal en un gran campeonato.
A estas alturas, a poco menos de 36h de competir, el objetivo era empezar a encontrar buenas sensaciones. Normalmente suelo hacer un rodaje en el cual el último km voy haciendo cambios de ritmo. Es una manera de hacer los progresivos sin tener que parar y que se enfríen las articulaciones que tanto duelen.  Y así lo hice.

El peligro de estar tantos días sin entrenar mucho, relajado en un hotel (aunque concentrado) es que el cuerpo se puede aplatanar. Por eso a  me gusta hacer siempre alguna cosilla rápida para mantener la tensión.
Y llegó el día de la competición. Al competir tarde (21h) todas nuestras rutinas las retrasamos un poco. Entrenamos a las 13h, comimos a las 14.30, una ligera merienda y al estadio.

El sábado ya fue un día de nervios controlados. Había que estar nervioso porque eso es bueno pero a un nivel controlable. Creo que tanto Lolo como yo lo conseguimos.
A las 18.45 habíamos quedado para desplazarnos al estadio y justo al salir empezó a llover. Una lluvia fina e intensa que prácticamente solo paró para que pudiéramos calentar.
El calentamiento discurrió sin ningún contratiempo. A modo de curiosidad deciros que desde la pista de calentamiento al estadio habría casi 1km, el cual lo podíamos recorrer por un túnel en el que había habilitada una recta de calentamiento.

Al entrar a la primera cámara de llamadas (donde te registran la mochila por si llevas alguna cosa inapropiada, te dan el chip y los dorsales del pantalón) me dio un pequeño mareo producto del cambio de temperatura (o eso creo) entre el exterior y dicha cámara.
Una vez pasada esa cámara, nos llevaban a la 2ª situada bajo las gradas del estadio. Allí te calzabas los clavos y saltabas a la pista.



Como sabéis, hasta ahora no me había puesto clavos y para  era una prueba de fuego. No tenía alternativa puesto que seguía lloviendo. Y encima me dolía el pie. Pero al ponerme las CADENCE todo funcionó a las mil maravillas y enseguida supe que no iba a tener problemas de dolores.

Se dió la salida y a las pocas vueltas tuve claro que carrera íbamos a tener. Se producían multitud de cambios de ritmo (sobretodo el turco) pero no hacían daño al no ser lo suficientemente largos debido al aire y a la lluvia. No era la mejor carrera para  pero...es la que se estaba produciendo. Yo hubiese preferido un ritmo medio-alto y eso hubiese aclarado la situación.

A falta de poco más de 3 km me quise probar. No era un ataque. Era salir de la cueva y ver qué tal. Hice 400 m en cabeza y enseguida vi que no tenía chispa. No era capaz de hacer daño. Tendría que ir a lo que fueran los demás. Es normal, no había entrenado ritmos tan altos y eso penaliza.
A falta de cinco vueltas me dio flato. El agotamiento estaba ahí. Muchos cambios de ritmo, el clima... parecía que me descolgaba. Me vino el recuerdo de Barcelona. Dos años atrás me pasó lo mismo. Pero esta vez no. He ganado en eso, en mentalidad. Me aferré a la cola del grupo y dejé que pasaran las vueltas. A falta de 1km sabía que podría disputar el sprint final. Cuando me coloqué en tercera posición justo al toque de campana y la cosa se aceleraba, vi que respondía y que tenía opciones reales de medalla.

Pero en ese momento, mi cabeza aún pensaba como corredor de 10000. Cualquier otro año hubiese optado (aún más) a una medalla pero claro, ahora preparo maratón y a falta de 220 metros me dí cuenta. Ya no podía cambiar tan deprisa, necesitaba más metros y eso hizo que los primeros se escaparan y que me adelantara el belga en recta de meta. Por suerte, pude ganar una plaza y acabar, nuevamente, 5º.

La valoración que hago es positiva. Sigo siendo competitivo en 10000 a pesar de estar preparando una maratón. Esta competición quizás sea una de las últimas que haga en pista a alto nivel. El paso al asfalto es un hecho y a medida que siga preparando maratones iré perdiendo fuelle en la pista.

Carles Castillejo 



4 comentarios:

David dijo...

Hay que mirarlo como una gran puesta a punto para el Maratón de Londres. Allí seguro que darás el máximo. Suerte!

Rafa galey dijo...

Ánimo Carles!Hoy por hoy, eres el mejor atleta español! Que te faltara la chispa final es lo normal, tu entreno no está siendo para esta distancia! Suerte en London!

Raúl Muñoz dijo...

Felicitats, Carles. Un 5è lloc amb la preparació per a la marató olímpica té molt de mèrit. Crec que et falta aquell punt de velocitat que et donaria la possibilitat de medalla.

PACO GACELA. dijo...

Ánimo Carles, lo que tu llevas en esas piernas ni tu lo sabes, eres un diamante en bruto, solo falta pulirlo un poquito más y ya sería la reóstias, tienes todo mi apoyo, saludos.